Función Pública

Trienios de personal laboral y posterior funcionarización. STJ Galicia 21 octubre 2020.

Publicado el

Cuantía de los trienios perfeccionados por personal laboral antes de la superación de un proceso de funcionarización.

En los últimos tiempos se han desarrollado numerosos procesos de funcionarización. Una vez superado por el empleado público y nacido un nuevo vínculo -funcionarial- y extinguido el primigenio -laboral- se produjo cierta controversia sobre el importe a abonar en relación a los trienios perfeccionados antes de la funcionarización. El debate versaba sobre si debían respetarse las cuantías iniciales o debían «amoldarse» a las cantidades establecidas para el personal funcionario en categorías análogas.

La STJ Galicia, con cita de la STS de 21 de mayo de 2019, viene a resolver la controversia.

Antecedentes y normativa de aplicación.

La ley 70/1978 de reconocimiento de servicios previos en la Administración Pública dispone:

«Artículo segundo. Uno. El devengo de los trienios se efectuará aplicando a los mismos el valor que corresponda a los del Cuerpo, Escala, plantilla o plaza con funciones análogas a las desempeñadas durante el tiempo de servicios prestados que se reconozcan conforme a lo dispuesto en el artículo anterior.

Dos. Cuando los servicios computables a que se refiere el punto tres del artículo anterior no lleguen a completar un trienio al pasar de una a otra esfera de la Administración pública, serán considerados como prestados en esta última, para así ser tenidos en cuenta, a efectos de trienios, según la legislación que resulte aplicable siguiendo el orden cronológico de la prestación de los servicios sucesivos.»

Y e RD 1461/1982 añade en el artículo 2º:

«Artículo segundo.- Valoración de los trienios.

Uno. Los servicios previos reconocidos se acumularán por orden cronológico y se procederá a un nuevo cómputo de trienios y a su valoración.

En el supuesto de que el funcionario de carrera hubiera pertenecido a más de un Cuerpo, escala o plaza se computará cada período de servicios prestados de acuerdo con el valor correspondiente al nivel de proporcionalidad de cada Cuerpo, escala o plaza en el período respectivo. Igual criterio de valoración se aplicará en los supuestos de personal que prestó servicio en condición distinta a funcionarios de carrera.»

En el caso enjuiciado, el empleado público con posterioridad al proceso de funcionarización comprueba que el abono de los trienios perfeccionados con anterioridad al referido procedimiento sufren una merma retributiva al fijarse una cantidad inferior a la que inicialmente venía percibiendo como personal laboral, motivo por el que reclama se mantenga el importe originario de esta antigüedad y que se le abonen las diferencias retributivas que correspondan.

Postura de las partes.

La Administración niega esta posibilidad al entender que el artículo 2.1. de la Ley 70/2018 cierra la posibilidad a mantener una continuidad del régimen retributivo  laboral, en relación a los trienios que se «arrastran» de los servicios prestados como personal laboral, y ello por cuanto una vez se adquiere la condición de funcionario el mismo únicamente se rige por la normativa propia de su estatuto funcionarial -no laboral-. El importe de esos trienios vendría dado por tanto por el valor de las categorías funcionariales análogas a aquellas en que devengó los trienios.

A su juicio, mantener la postura contraria llevaría a una situación imposible en el sentido de mantener un régimen retributivo híbrido que carece de respaldo normativo. En definitiva, podría resumirse en que el empleado público puede optar por un régimen u otro, pero al funcionarizarse se produce una especie de tabla rasa sin poder «mirar hacia atrás».

El funcionario defendía que los artículos 1 y 2 de la Ley 70/1978 -así como artículo 2 del RD 1461/1982 únicamente avalaban la nueva valoración del trienio -conforme la normativa funcionarial- en los supuestos en que dicho trienio no se hubiera perfeccionado en el momento de la funcionarización, pero en ningún caso debía afectar a los valores fijados y perfeccionados con anterioridad.

STJ Galicia de 21 de octubre de 2020.

La Sentencia resuelve el fondo de la cuestión en el FD VII. En primer término dispone:

«Distinto del anterior concepto es el de antigüedad a efectos retributivos, que se plasma en el concepto retributivo de trienios, con el cual se está haciendo referencia a la totalidad de los servicios efectivos prestados, desempeñando plaza o destino, en cualquiera de la esferas de la Administración a las que se refiere la Ley 70/1978, de 26 dediciembre, tanto en la condición de funcionario, de carrera o de empleo, como en régimen de contratación administrativa o laboral, trienios que se devengan aplicando a los mismos el valor que corresponda atendiendo al cuerpo, escala o plaza en la que se hubieran completado.»

Posteriormente se señala en qué momento se perfeccionan y las implicaciones que conlleva:

«Los trienios, por su propia naturaleza, se devengan en el momento que se cumple el tiempo de servicios necesario para ello de acuerdo con las circunstancias del Cuerpo o Grupo al que pertenece en ese momento el funcionario y, a partir de ese momento, se incorpora a sus derechos retributivos de modo que su percepción futura se produce con independencia de las vicisitudes de la carrera funcionarial, ya se permanezca en el mismo Grupo o se cambie. No es así un concepto retributivo referido o relacionado con la pertenencia actual a un determinado grupo, desempeño de un puesto y otras circunstancias, sino vinculado al hecho objetivo de haberse alcanzado determinado tiempo de servicios en concretas circunstancias, por lo que su valoración ha de referirse en todo caso a tales condiciones determinantes de su nacimiento, es decir, al Cuerpo o Grupo al que pertenecía el funcionario cuando se devengó el trienio.»

Y como consecuencia de todo ello:

«Quienes han accedido a la función pública mediante un proceso de «funcionarización», como consecuencia de la prestación de servicios a la Administración Pública en régimen laboral, y una vez que han accedido a la condición de funcionarios de carrera, quedan sujetos plenamente al régimen estatutario de la Función Pública y, en lo que aquí interesa, al artículo 1.3 de la Ley 70/1978, que les reconoce los servicios prestados, y al artículo 2.1, que establece la forma en que debe realizarse el reconocimiento. Tales preceptos deben aplicarse por igual en todos los supuestos de reconocimiento posibles que contempla la norma.

Efectivamente, si interpretamos y aplicamos el artículo 2.1 de la Ley 70/1978 en los términos que se pretenden por la administración demandada respecto de quien es personal funcionario y antes personal laboral, deberíamos llegar también a la conclusión de que los trienios perfeccionados en un Cuerpo, Escala, plantilla o plaza funcionarial diferente al que luego se adquiera deberían ser valorados aplicando ese criterio de «funciones análogas», y eso es precisamente lo que niegan las sentencias ya dictadas por esta Sala y que no atiende a ese criterio sino al del momento de su perfección.

Por todo ello, el personal laboral funcionarizado tiene derecho a que los trienios reconocidos como personal laboral le sean abonados, tras adquirir la condición de personal funcionario, en la cuantía correspondiente al momento en que fueron perfeccionados.»

Rafael Rossi Izquierdo -Abogado-

https://www.contenciosos.com/blog/